La Historia del Chocolate

El chocolate es un sabor emblemático que cada cultura ha sabido asimilar y ha adaptado según sus tradiciones culinarias. No obstante, nada de esto sería posible sin la semilla de cacao, originaria de México.

De hecho, ya era utilizado por los mayas y por los aztecas hace más de 2500 años. Pero, ¿cómo llegó a convertirse en el sabor que hoy conocemos?

Según la leyenda, el dios prehispánico Quetzalcóatl regaló el árbol de cacao a los hombres. Este tenía gran relevancia en la sociedad azteca, tanto que era utilizado como moneda de cambio; se tomaba en forma líquida, mezclado con especias, dando así como resultado una bebida espesa y espumosa llamada xocolatl.

Avancemos en el tiempo. En 1502 se le regaló a Cristóbal Colón, en una ofrenda de bienvenida, armas, telas y unas habas de color oscuro: el cacao. No obstante, no fue hasta 1524 cuando el cacao cruzó el Atlántico, en un cargamento a España que el mismo Hernán Cortés envió.

El furor por esa nueva bebida exótica se esparció pronto, principalmente entre la alta sociedad. Pero no les gustaba que fuera tan amarga o fría, así que a los jesuitas se les ocurrió suavizar su sabor al añadir miel, vainilla o flor de azahar. Una vez hechas estas modificaciones, se crearon nuevos estilos de vajilla para acomodar la bebida, y se acostumbraba servirlo con dulces o bizcochos que luego se remojaban en el chocolate.

Después, la bebida alcanzó a Italia y se propagó rápidamente a Francia, donde la aristocracia lo adoptó. En Inglaterra y los Países Bajos adaptaron el chocolate a su vida diaria, y se vendía públicamente en tiendas, accesible para la gente común.

Ya para 1751 existían enciclopedias que explicaban el proceso de elaboración del chocolate; el cual ya se había extendido por toda Europa.

Avancemos hasta 1828, donde Conrad Van Houten inventó una prensa que podía separar la manteca del cacao del mismo polvo, lo que dio pie a que se empezara a consumir cacao en polvo. Se descubrió que solamente a 20 centígrados la manteca de cacao se empezaba a derretir, y fue cuando comenzó a existir el chocolate como lo conocemos.

Rodolfo Lindt, un suizo, inventó poco después la técnica del corchado, que podía mejorar tanto la textura como el aroma (ya dulce) del chocolate. Se podía generar así chocolate de diferente densidad: más firme para bombones o duro para tabletas, más suave y maleable para la cobertura de los pasteles.

En 1875, a otro suizo llamado Daniel Peter se le ocurrió fabricar el primer chocolate que incorporaba leche en su mezcla. Si el mundo no estaba loco por este sabor antes, aquel salto lo colocó en su puesto de honor entre los sabores dulces del mundo.

¿Quisieras bañar algún delicioso postre con chocolate? ¡En Grupo La Florida te invitamos a probar nuestra cobertura de chocolate, para mejorar tu pan y tus postres!